Tributo a Paté de Fua

Hace un par de año que decidí buscar un Coworking México y lo encontré en la Colonia Roma, pero fue el pasado fin de semana que disfruté de un extraordinario show de marionetas y el cual considero que fue un excepcional tributo al grupo musical Paté de Fua. Como regalo de fin de año, los encargados de administrar el lugar decidieron contratar un grupo que se especializa en dar shows musicales con muñecos que se manejan con hilos, es decir, títeres. No muchos estaban entusiasmados con la idea, pues consideraban que era algo muy aburrido y que sólo los habían contratado por su bajo precio. Pero yo no tenía mucho qué hacer y decidí invitar a mi novia para que viera el espectáculo, pues ella es amante del grupo.

Cuando llegó el grupo de artistas comenzaron a montar el escenario para los protagonistas, sus marionetas. Además pusieron un una marimba de un lado y una batería del otro. Eso era raro. Algunos de sus ayudantes comenzaron a hacer filas con sillas para los espectadores y dieron el aviso de la primera llamada. Mi novia y yo nos colocamos en la primera fila, justo al centro. Después comenzaron a llegar más personas y la tercera llamada sonó cuando sólo se habían ocupado la mitad o quizá un poco más de los asientos. Fue entonces que los integrantes de Paté de Fua se colocaron a un costado, donde estaban los instrumentos y los tomaron. Mi novia comenzó a gritar, así como otros de los asistentes, lo que atrajo la atención de personas que aún estaban trabajando, quienes se acercaron y el lugar se llenó, incluso cuando comenzaron a cantar, más gente se hizo presente en la parte de atrás, aunque les tocó estar de pie.

Mientras Paté de Fua entonaba famosas canciones como Película Muda, El Valsesito de Don Serafín, El Tren de la Alegría y el Fantasma Enamorado, los titiriteros se lucieron al manejar a sus personajes, con una pequeña escenografía digna de los videos del grupo, por eso digo que fue un gran tributo a la agrupación. Recuerdo que cuando sonaba la canción de Don Serafín, un títere viejo y su orquesta se presentaron en el escenario. Movidos con hilos desde lo alto nos hicieron vivir la triste historia de este personaje. Después nos hicieron entristecernos con el Tren de la Alegría, una canción que nada tiene de felicidad, aunque lo diga en el título. Una locomotora movida con hilos y un solo títere de madera nos hicieron sentir su infelicidad. Había gente que sólo se fijaba en los integrantes de Paté de Fua, pero yo estaba impactado por lo que pasaba con los muñecos, con quienes me sentí identificado por distintas situaciones que he vivido a lo largo de mi vida.

Al final del evento, todos corrieron a pedir autógrafos y fotografías a Paté de Fua, pero yo me dirigí detrás del escenario, con los titiriteros y los felicité por su extraordinario trabajo. Una chica soltó un par de lágrimas y la abracé, lo que provocó los celos de mi novia, pero no había otra forma de demostrarles lo feliz que me habían hecho sentir con su extraordinario manejo de las marionetas.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *