Todo es Posible

Desde hace unos años he vivido en Europa debido a que me dedico a vender maquinas portátiles de electrocardiograma donde los clientes pueden hacerse un examen de esta naturaleza en su casa u oficina para después simplemente enviar los resultados a un medico de confianza para que les interprete. En un inicio, la idea me fue rechazada ferozmente varias veces diciendo que un aparato tan sencillo no se debe de fabricar para una situación tan compleja como el  diagnostico  de la salud cardiovascular que es simplemente básica para la vida  de todos los seres vivos.

Debo decir que esta respuesta la recibí en muchos lugares, inclusive por las instituciones medicas mas importantes. En ese entonces, tan solo tenía 4 ejemplares que me habían costado una buena inversión para su fabricación. Además de todo,  tenía grandes complicaciones al explicar a mis fabricantes exactamente que tipo de maquina era la que requería, algo que me costó mucho trabajo explicar bien. Esto se debe a que en esos días, inclusive hoy, la mayoría de las maquinas de electrocardiograma son unos monstruos masivos, cuyo tamaño es creído ser proporcional a sus servicios.

Para que los fabricantes y proveedores me entendieran la idea de una máquina de electrocardiograma portátil, tuve que escribir un manual de todas sus partes y materiales, así como que lugar habría de ocupar cada uno en la forma adecuada. Esta fue una labor que me tomo un año y medio en completar ya que primero la hice a mano y después en modo digital mucho mas palpable para los fabricantes. Estos tiempos eran difíciles ya que tenía que dedicar la mayor parte de mi tiempo a un proyecto que no existía y en el que nadie creía, además de que mi lista de posibles inversionistas se estaba adelgazando de manera preocupante.

Durante ese tiempo vivía de la renta de mi coche que funcionaba como taxi y que me daba apenas para pagar una renta de un lugar bastante modesto en Grecia donde hacia todas mis planificaciones. Cuando finalmente termine mi manual digital, este fue rechazado 10 veces consecutivas. En ese momento decidí parar con el proyecto y aceptar mi fracaso por lo que cerré todos los archivos relacionados con el proyecto para preceder con mi vida con mucho dolor. Resulto ser que el trabajar en mi proyecto me había dado mucho conocimiento en muchas cosas por lo que mi búsqueda de trabajo, me di cuenta que no seria tan compleja.

Había recibido ya la aprobación de tres empresas  para contratarme cuando de pronto escuche una llamada telefónica diciendo que una fabrica estaba muy interesada en llevar acabo mi proyecto. Fue un rotundo éxito desde ahí hasta ahora. En este momento,  el invento ha ayudado a millones de personas y me ha dejado a mi económicamente muy bien parado por el resto de mis días por lo que digo que todo aquí es posible si se persevera.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *