Tips para quitarte el miedo a la primera entrevista de trabajo

Llevo ya poco más de seis años trabajando y he asistido a sólo tres entrevistas, tuve la fortuna de ser aceptado en mi primer empleo a la segunda entrevista que asistí, y en el cual duré cerca de cinco años. Aún recuerdo el miedo que sentía con el simple hecho de pensar que debía presentarme ante el encargado del reclutamiento de personal, ser cuestionado sobre algunos aspectos de mi vida, imaginar que no podría contestar, que tartamudearía, que sudaría del nervio, etc. Todos estos pensamientos me frenaban para buscar trabajo, yo les mentía a mis padres diciendo que ya había enviado algunos currículums pero que no me llamaban, hasta que mi mamá me cayó en la mentira y fue quien me motivó a buscar ayuda. Hoy quiero compartirles lo que aprendí de diversas personas que me aconsejaron y que me funcionaron en mis entrevistas.

Actualmente los jóvenes creen que la vestimenta no es importante, que lo realmente valioso debe estar en las habilidades y conocimientos del candidato, y tienen razón; sin embargo, todavía la gran mayoría de empleadores sí se fijan en cómo se presentan las personas. Cuando por fin me animé a ir a una entrevista no quería usar traje, pensaba usar mezclilla o una pantalón de vestir y una camisa, obviamente con zapatos. Una amiga de mi madre, empleada de un corporativo, me dijo que sin importar el tamaño de la empresa era mejor ir vestido formal, más valía exagerar que quedar mal. La recomendación fue estar atento a cómo iban vestido los demás por si existía una segunda entrevista, o preguntarle directamente a la entrevistador si se podía ir menos formal. Las únicas ocasiones en las que podrías ir menos formal es cuando vas a entrevistas y aún tienes otro trabajo, para que en este último no sospechen sobre un posible cambio.

Muchas personas tienen la costumbre de leer en internet artículos con las preguntas más comunes de un reclutador, lo cual es válido, ya que te ayuda a conocer palabras que quizá no sepas con exactitud el significado, pero jamás las utilices para memorizar respuestas, porque cada reclutador tiene sus preguntas y nunca te hacen las mismas de esos artículos, quizá una o dos, pero al decirlas de manera memorizada podrían cacharte y no parecerás natural, incluso podrían pensar que estás mintiendo. Lo mejor de estas preguntas es conocer algunos término, quizá no sabías bien a qué se referían con áreas de oportunidad, ahora puedes buscarlo y si te lo preguntan ya sabrás cómo contestar.

Para terminar, siempre trata de llegar temprano. Yo exageré la primera vez, pues como era en un lugar lejano, no quería que el tráfico o el perderme me hicieran llegar demasiado tarde, pero fue todo lo contrario, llegué con una hora de anticipación, esperé afuera unos minutos y cuando faltaban 40 minutos me registré en la entrada. Basta con que llegues 15 minutos antes, no hay por qué exagerar. Otra recomendación es que no fumes minutos antes de la entrevista, puede ser molesto el olor, si lo vas a hacer que sea con mucho tiempo de anterioridad para que el olor se vaya disipando.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *