Entre Menos Mejor

Durante los pasados ocho años, nuestra compañía había tenido enormes ganancias tras haber firmado un contrato con el ejercito de los Estados Unidos a quienes les proveíamos con una báscula digital  elementales para medir el tonelaje de su equipo que envían a sus interminables misiones alrededor del mundo, misiones que requieren siempre de mucho material de guerra indispensable para operar en otros continentes o en cualquier país lejano. Sin embargo, la cantidad de equipo utilizada en sus campañas ha reducido en tonelaje y volumen de manera substancial por lo que ya no se requiere de este equipo.

Eso es el producto de la simple premisa y principio de la evolución de cualquier cosa grande que sepa llevar acabo la misma sin aferrarse a doctrinas pasadas que no aplican el día de hoy, aunque sucede también que tanto en la guerra como en todo lo demás,  hay algunos principios, sobretodo en el capital humano que son los mismos desde la antigua China hasta nuestros días : son solo los ejércitos mas capaces quienes se pueden permitir dar estos pasos hacia el futuro en el presente, reteniendo los cimientos antiguos que aun son absolutamente necesarios.

Tan solo hace una década, la guerra más avanzada era una que utilizaba los mismos principios que se utilizaban en la Segunda Guerra Mundial, principios que estaban basados en su totalidad en el amasamiento de tremendas fuerzas en algún frente, fuerzas trasportadas por enormes buques como los portaaviones, sin los cuales nada era posible. Asimismo, a modo de concentrar tremendas fuerzas superiores siempre al enemigo, era necesarios amasar a cientos de miles de tanques,  artillería pesada, medios de transporte terrestre así como millones de hombres completamente equipados de pies a cabeza incluyendo con todo el tonelaje de sus municiones.

Esto era posible debido a que el armamento del momento era un tanto reducido en cuanto fatalidad en comparación al armamento con el que contamos el día de hoy : esto hablando de armamento convencional sin hablar por supuesto de armamentos nucleares. Cuando uno estudia la guerra, uno debe siempre de saber que las tropas y equipos empleados en un encuentro serán siempre proporcionales a la letalidad del armamento presente en el campo de batalla. El día de hoy, la letalidades y precisión del arsenal con el cual los grandes ejércitos cuentan es abrumador por lo que las estrategias operativas del día de hoy han tenido que sufrir un buen ajuste.

Este ajuste consiste  en la reducción substancial de las masas y concentraciones en el campo de batalla para evitar ser localizado y destruido con aparatos inteligentes que no fallaran ergo el secreto de hoy esta en operar en la obscuridad con precisión y exactitud quirúrgica. Asimismo, se requiere de una gran capacidad de movilidad y desplazamiento infraganti para poder atacar en varios puntos en una sola velada haciendo el mayor daño posible con la menor o nulas bajas civiles.

Esto, nos ha costado de manera indirecta.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *